Errores




Eduardo Ruiz Paquistán, huye de una pesadilla. Entrada la noche, las piernas tiritan al acunar su cuerpo en el piso. Los edificios cuelgan en las calles y la pendiente de aire contaminado se eleva entre brumas mortuorias. Embala sus tristezas. Una de ellas, la foto de su esposa en las últimas vacaciones en Varadero; Juana Manríquez, la Glotona, en bikini dorado. La deja ir en un pensamiento, la desinfla, la rejuvenece, la trastoca con colores rurales de adobe y paja. Pero queda lejana, en el cruce de la desolación. Cae en el viento profundo de la noche que le peina el mechón de cabellos. Cae en redondo. Suspira un sollozo indómito que se quiebra y Eduardo Ruiz Paquistán inhala el polvo quebradizo de la vida.




Entradas Recientes

Ver todo

Singulares